martes, 17 de septiembre de 2013

17 de septiembre (2007) Microsoft pierde apelación ante la CE y debe pagar US$613 millones.

El 17 de septiembre de 2007, Microsoft pierde su apelación contra la Comisión Europea (CE) y la multa impuesta de €497 millones (US$613 millones) es confirmada, así como los requisitos relativos a la información sobre interoperabilidad del servidor y agrupación de Media Player.

Microsoft tiene que pagar el 80% de los costes jurídicos de la Comisión, mientras que la Comisión tiene que pagar el 20% de los costes legales de Microsoft.


Aunque el tribunal de apelación si rechaza el nombramiento de una comisión independiente que tenga acceso ilimitado a la organización interna de Microsoft en el futuro.

El 22 de octubre de 2007, Microsoft anunció que cumpliría y no apelaría más la decisión.

El caso entre la Comisión Europea de la Unión Europea (CE) contra Microsoft trata sobre el abuso de su posición dominante en el mercado inicia en 1993, con una denuncia de Novell sobre prácticas de concesión de licencias de Microsoft en 1993 donde Microsoft no entregaba todas las especificaciones de sus productos de sobre servidores a la competencia .

En 1998 , Sun Microsystems elevó una queja sobre la falta de divulgación de algunas de las interfaces de Windows NT.

El caso se amplió cuando la CE se percata del intento de Microsoft de ligar la tecnología streaming de medios de comunicación a su sistema operativo, integrando Windows Media Player al sistema operativo Windows.

En 2003, la Comisión Europea tomó una decisión preliminar y ordena a Microsoft ofrecer tanto una versión de Windows sin Windows Media Player y la información necesaria para competir con el software para redes tanto de escritorio como de servidores Windows.

El 24 de marzo de 2004, la CE ordena a Microsoft pagar 497 millones de euros (US$613 millones) la mayor multa jamás entregada por la Unión Europea en el momento, además de las sanciones anteriores , que incluyeron 120 días para divulgar la información del servidor y 90 días para producir una versión de Windows sin Windows Media Player.