martes, 31 de diciembre de 2013

31 de diciembre (1999) Llega el bug "Y2K". El día en que el mundo colapsaría

El 31 de diciembre de 1999, culminó  la cuenta regresiva para “El problema del año 2000”  (también conocido como el problema Y2K , el bug del milenio o simplemente Y2K).

El Y2K era un problema tanto para la documentación digital y no digital y situaciones de almacenamiento de datos que surgieron de la práctica de abreviar el año de cuatro dígitos a dos dígitos.

Para evitar un posible colapso durante el 2YK, en 1997, el British Standards Institute (BSI) desarrolló el estándar DISC PD2000-1 que define los "Requisitos de Conformidad para el año 2000" como cuatro reglas:
  • Si no existe una fecha válida, se procede a interrumpir cualquier operación.
  • Los cálculos entre fechas deben ser correctos aunque las fechas se encuentran en diferentes siglos.
  • En todas las interfaces y en todo el almacenamiento, el siglo debe ser inequívoco, ya sea específica o calculables por el algoritmo.
  • El año 2000 debe ser reconocido como un año bisiesto.
Se identifican dos problemas que puedan existir en muchos programas de ordenador:

En primer lugar, la práctica de la que representa el año con dos dígitos se convierte en problemática con error lógico.

En segundo lugar, algunos programadores habían entendido mal la regla que determina si los años que son exactamente divisibles por 100 son años bisiestos, y asumió el año 2000 no será un año bisiesto. 

Aunque la mayoría de los años divisibles por 100 no son años bisiestos si son divisibles por 400 entonces, el año 2000 es un año bisiesto.

Las empresas y organizaciones de todo el mundo comprobaron y actualizaron sus sistemas informáticos.

El número de fallas de los ordenadores cuando el reloj marque el año 2000 no se conoce, entre otras razones se encuentra la reticencia de las organizaciones en informar si sufrió algún problema.

Fuente:
britannica.com